abril 22, 2021 6:34 pm

NOTIGUARO

De Interés Mundial

Mérida: Escasez de gasolina agrava situación de los pacientes renales

Los pacientes renales de Mérida viven uno de los peores momentos de sus vidas, ya que la escasez de gasolina les impide muchas veces asistir a los centros de salud, pero también enfrentan otro enemigo más letal, la falta de insumos necesarios para sus tratamientos.

Irma Guillén, tiene 50 años de edad y 4 en diálisis, relató lo difícil que ha sido su vida en los últimos años, y que se complicó en los últimos meses. “A veces cuesta para llegar aquí porque no tengo un transporte, gracias a Dios que mi hermano me trae”, dijo mientras derramaba lágrimas por la impotencia que sentía.

En ese momento explicó que la máquina que le correspondió no funcionaba bien y su diálisis se hizo más larga y difícil de lo normal, “estoy saliendo a esta hora porque la máquina que me tocó a mí no trabajaba (10:00 a.m.), se dañó y es duro para uno quedarse toda la mañana ahí, sentado en la sala de espera”. Algunos pacientes llegan a diálisis a las 4:00 a.m.

Igualmente, aprovechó para pedir ayuda al Ministerio del Poder Popular para de Salud (Mppps) y demás entes competentes en solucionar estos problemas de los pacientes renales de Mérida.

Ysabel Perdomo,tiene 10 años en diálisis, desde hace dos meses ha tenido que dormir en la calle y a los alrededores de las estaciones de servicio para equipar de gasolina su vehículo y poder dirigirse al centro médico en la ciudad de Mérida, ella vive en El Valle, una zona alejada de la capital andina.

Explicó que el estrés que le genera hacer colas de tantas horas por combustible afectó su salud y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en Caracas.

Le pusieron una prótesis en su brazo izquierdo para que reciba su diálisis, ya que perdió la que tenía en su brazo derecho.

“Tenemos más de dos meses que tenemos que quedarnos dentro de nuestros vehículos, en la calle, poniendo en riesgo nuestra salud, haciendo nuestras necesidades en la calle, comiendo y durmiendo dentro del carro”, lamentó.

En el estado Mérida son al menos 300 pacientes renales, varios de ellos viven lejos del municipio Libertador.

Según Perdomo, los pacientes renales de Mérida llevan más de un mes enviando cartas al Consejo Legislativo del estado (Clem) protectorado de Mérida y a la autoridad única en salud, para que los incluyan en los sectores priorizados de abastecimiento de combustible.

“Es obligatorio hacerse tres diálisis por semana para tener calidad de vida (…) Se va desmejorando la salud, la calidad de vida y podemos morir.

Con información de caraotadigital.net