abril 22, 2021 8:05 pm

NOTIGUARO

De Interés Mundial

Funcionarios de la administración Trump indicaron que evalúan más sanciones contra PDVSA

La administración Trump está considerando sanciones adicionales a Venezuela destinadas a detener las transacciones de combustible restantes permitidas con la nación sudamericana, según funcionarios familiarizados con el asunto.

Las medidas podrían apuntar a intercambios de crudo con empresas en Asia y Europa, dijeron los funcionarios, que solicitaron el anonimato porque las conversaciones son privadas.

Los funcionarios estadounidenses han debatido la medida durante meses, sin embargo, inicialmente priorizaron las acciones contra Irán, que comenzó a exportar gasolina a una Venezuela hambrienta de combustible. Las sanciones no se han decidido y las conversaciones están en curso, dijeron las personas.

La semana pasada, Estados Unidos confiscó el contenido de cuatro petroleros que transportaban más de 1,1 millones de barriles de gasolina iraní al país.

Pdvsa no puede producir su propia gasolina y otros productos refinados a partir de crudo debido a fallas mecánicas generalizadas en las refinerías. Si bien el combustible importado es fundamental para los agricultores y camioneros que transportan alimentos por todo el país, los legisladores de la oposición han argumentado que los acuerdos de más sanciones, apuntalan al gobierno  liderado por Nicolás Maduro.

Rechazadas por las refinerías estadounidenses, las exportaciones de petróleo de Venezuela han caído a unos 535.000 barriles por día en promedio este año, el nivel más bajo desde 1950, según datos compilados. En agosto, los intercambios de diésel representaron casi el 80% del crudo programado para enviarse al extranjero, según muestran los datos.

Empresas como Reliance Industries de India, Repsol SA de España y Eni SpA de Italia han cargado petróleo a cambio de suministrar diésel a Pdvsa.

El Departamento del Tesoro, aparentemente ha eximido hasta ahora los canjes de petróleo cuando son a cambio de combustible o alimentos, otorgando flexibilidad a algunas empresas más grandes que han mantenido a la administración al tanto de sus actividades comerciales en Venezuela.

Las transacciones se han vuelto a enfocar cuando el presidente Donald Trump hace un último empujón, contra Maduro, antes de las elecciones estadounidenses. Durante su discurso sobre el Estado de la Unión en febrero, el presidente prometió romper el “control de la tiranía” del dirigente socialista.

Con información de lapatilla.com/Con información de Bloomberg