abril 22, 2021 6:50 pm

NOTIGUARO

De Interés Mundial

El misterioso secreto que ocultan “Las curvas de las Monjitas”

Las curvas se encuentran ubicadas en la carretera vieja Barquisimeto – Acarigua y han sido el escenario de múltiples accidentes, un día unas religiosas perdieron la vida en el mencionado lugar y desde entonces, han ocurrido fenómenos sobrenaturales y se siente la presencia de seres fantasmales, en medio de la vía.

Los famosos cuentos de caminos o leyendas urbanas  se encuentran presentes en todos los países del mundo. Fenómenos sobrenaturales y experiencias que van más allá de un hecho normal. El estado Lara, no escapa de esa situación, existen relatos llenos de misterios y situaciones inexplicables en las diferentes carreteras solitarias y oscuras que lo conforman.

Estos relatos, algunos jocosos y otros místicos se transmiten de boca en boca, de generación en generación, hasta convertirse en verdaderas leyendas. Las autopistas desiertas brindan el escenario perfecto para cualquier drama de suspenso, o de  sucesos sobrenaturales  inesperados.

Una de las leyendas populares, famosas entre los choferes del terminal de pasajeros y habitantes adyacentes de los poblados ubicados en la carretera vieja Barquisimeto -Acarigua, es el relato de las curvas de las Hermanitas.

Cuenta la historia, que en la antigua vía Barquisimeto-Acarigua, un trágico accidente ocasionó la muerte de unas religiosas, desde entonces se habla de la presencia fantasmal de las monjitas en la zona.

A pesar de que no todas las personas han logrado ver sus apariciones, hay quienes cuentan que en ocasiones se presentan en forma de luces y se montan en sus vehículos, justo al pasar por una famosa curva denominada el diablo.

Diferentes hechos misteriosos, están relacionados con la muerte de personas que han perdido la vida de manera trágica, con frecuencia en el mismo sitio, es por ello que se convirtió en una creencia colectiva, que al caer la noche, las monjitas que fallecieron en la vieja carretera, aparecen para pedir la cola a los conductores.

Pobladores de los caseríos Gamelotal, Las Aroitas, Sabana Alta y Sarare, recuerdan algunos detalles del fatídico accidente ocurrido a las religiosas del Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Guanare. Relatan, cómo ocurrió el suceso donde perecieron las fieles. La señora Mariela Lugos se desempeñaba como maestra en el convento donde pertenecían las monjitas, recuerda llena de nostalgia, cuando las hermanas con mucho entusiasmo, partieron con su chofer  a conocer la ciudad de los caballeros, en el estado Mérida, en una camioneta que acababan de comprar. Estos recuerdos la hacen estremecer, debido a que no olvida el momento cuando se recibió la fatal noticia. Una de las monjas quedó decapitada en el lugar y la otra fue llevada al convento con heridas graves, pero murió a las pocas horas.

Las autoridades revelan que la carretera es muy peligrosa, a eso se le suma, el miedo o sobresalto de las personas al transitar por esas curvas, sobre todo en horas de la noche por el temor de ver al fantasma de las religiosas.

El licenciado Jorge Euclides Ramírez, cronista del Municipio Simón Planas, relata que entre las tantas historias que se comentan de las hermanas, existe una que asegura, que ellas piden cola a orilla de la carretera y aunque los conductores no se detienen, ellas aparecen dentro del carro, causando pánico y asombro.

Explica, que entre otras versiones, está que en el lugar se observan luces extrañas y que en segundos, se convierten en figuras de religiosas. Antes de que la carretera dejara de ser transitada, los viajeros tomaban sus precauciones, pues al parecer sentían la presencia fantasmal y no se atrevían a voltear o a mirar por el espejo.

“El accidente ocurrió exactamente en el año 1953 y como cosas del destino o simple casualidad, 11 años después sucedió otro accidente fatal, de igual magnitud donde en esta oportunidad mueren 3 religiosas, y así ocurrieron diferentes incidentes viales en la zona.” Narró.

Entre las historia que han quedado plasmadas, sobre las vivencias o experiencias llenas de misterio, al pasar por la vieja carretera donde está ubicada la famosa curva, se encuentra el siguiente relato anónimo.

“Mi historia sucedió un 2 de noviembre del 2008. Esa noche yo iba de la ciudad de Barquisimeto para el estado Cojedes con unos amigos. La carretera Barquisimeto-Acarigua, ahora autopista, siempre ha sido muy peligrosa (por algo la llaman la guillotina). Mi mamá nos advirtió que por andar de noche por esa carretera podríamos ver cosas que no nos iban a gustar.

Esa noche llegando a una curva muy famosa, pero por lo peligrosa, denominada la curva de las monjitas, vimos un auto accidentado, habían dos personas dentro y solo el chofer afuera.

Cuando llegamos al lugar, estaba ese mismo carro volteado. Nos detuvimos y cuando dimos retroceso ya no estaba el auto, cuando nos montamos en el carro no encendía y volvimos a ver el vehículo, pero esta vez venía, pero en dirección contraria. Para sorpresa de nosotros, se detuvo y se bajó un señor y dos religiosas nos auxiliaron y nos explicaron que no anduviéramos tan tarde en esa carretera porque nos podría ocurrir un accidente.

Nos despedimos y al arrancar vemos una gandola que venía a toda velocidad, arrancamos y por cosas de Dios, nos salvamos de morir impactados. Pero, lo más extraño era que el otro auto estaba allí, al momento del impacto desapareció. El chofer también vió el auto y por eso lo esquivo, sino hubiese impactado directo con nosotros. Para mí eso no tiene explicación, para otros fueron las monjitas que nos salvaron.”

En el año 2010 un equipo reporteril de un reconocido diario de la ciudad de Barquisimeto, encargado de investigar relatos urbanos llenos de curiosidades y fenómenos sobrenaturales, acudieron a la capilla de las religiosas, los reporteros relatan que el ambiente experimentaron sensaciones extrañas y al llegar a la capilla verificaron una vela encendida, algo imposible por lo lejano, solitario y por la dirección del viento para mantenerla prendida. Detallaron que la situación daba entender a que las mismas podrían estar presentes en el lugar.

A pesar de que la leyenda se encuentra un poco olvidada entre los historiadores larenses y habitantes de la zona, aún hay quienes relatan y aseguran de la existencia sobrenatural de las religiosas.

Redacción: Zuleydy Márquez