junio 13, 2021 1:51 am

NOTIGUARO

De Interés Mundial

Consejos para elegir una camisa

José Canelón "La Imagen es Poder"

Cuando vayas de compras ten en cuenta estos consejos para elegir la mejor camisa para ti y que usarás en tu oficina o en tu lugar de trabajo:

No te dejes llevar únicamente por el precio

Si bien es cierto que encontrarás en el mercado camisas bonitas en marcas de prestigio, hay prendas de menor precio con buenos diseños y texturas. Lo importante es que te guste, luzca impecable y te quede muy bien. Yo he constatado que, lamentablemente, hay marcas muy caras y nada agradables, como marcas medias estupendas. Es mejor que te des tiempo para explorar lo mejor.

Por supuesto que puedes mandar hacerte tus camisas a la medida exacta. Busca un buen modista.

Piensa antes con qué otras prendas la vas a combinar

No es lo mismo una camisa sport, con botones en el cuello, que una camisa formal, que se usa obviamente con traje formal y puede ser de puño sencillo o francés. La primera se puede portar con saco, pero es más pertinente acompañarla con un blazer casual. La formal, por su parte, llevará corbata y se emplea con el saco y pantalón de casimir. La camisa de puño francés es aquella que usa mancuernas y es muy elegante. Ah, si es fina, no llevará bolsillo en el pecho.

Mídetela antes de comprarla

Pon atención en el tamaño del cuello, puños y hombros.

Fíjate que del cuello no te apriete y te sofoque, la clave es que la compres media talla mayor del cuello porque generalmente las camisas encogen.

También pon atención a la medida del largo de los brazos. Lo ideal es que, si te la pones con el saco, los puños de las mangas salgan de éste un poco, 2 cm. Cuando usas la camisa de puño francés, entonces rebasa más el largo de las mangas del saco de modo que se vean las yuntas.

Observa tu tipo de rostro y elige el tipo de cuello apropiado

Consulta a un experto para que mida tu forma de cara (redonda, triangular, cuadrada o rectangular) y te sugiera cuál tipo de cuello usar: americana, inglés, italiano o francés. Si no eliges la correcta, te verás con poca armonía, porque alargará o recortará tu rostro cuando la cierres con la corbata. Armonizar es el objetivo.

Y aquí el principal secreto jamás revelado antes: busca a toda costa que el botón del cuello logre ajustar perfectamente uniéndose con las puntas de la camisa, de manera que se forme en el vértice una letra “A”. Para ello tendrás que llevarte una corbata al establecimiento comercial y probarte así la camisa. Esto hará un efecto formidable y la diferencia radical sobre tus compañeros de trabajo. Comunicarás clase, estatus, buen gusto, distinción.

Elige preferentemente camisas de color blanco; revisa su textura

La camisa blanca es como un lienzo sobre el cual la corbata y el saco lucen magníficamente. Además, combinada con colores de traje obscuros como el negro, el azul marino y el gris oxford te ayudarán a comunicar autoridad, liderazgo y “poder”.

Respecto a su textura, puedes comprar la de algodón, solo toma en cuenta que encoge y se pone amarilla tras varias lavadas. Eso sí, es fresca y cómoda. Además de esta, debes saber que existe otra: una mezcla de algodón con poliéster se mantiene blanca siempre, se arruga y encoge poco, pero tiene la desventaja de que es muy caliente o retiene el calor.

Piensa si usarás la camisa con saco o sin este, conforme a la ocasión

Te recomiendo adquirirla de manga larga; mostrar los brazos en la oficina no es conveniente por razones estéticas e higiénicas. Además, la camisa de manga corta es más empleada por repartidores, por maleteros, taxistas, porque es cómoda. Esta te resta presencia o fuerza.

Ten en cuenta que habrá momentos o situaciones en las cuales tendrás que retirarte el saco por calor o comodidad, por lo que todos verán tu camisa.

Cuidados de la prenda

Vigila siempre que tu camisa esté perfectamente planchada y limpia; sé muy exigente especialmente con el cuello, pues arrugado y sucio te restará puntos valiosos para dar una estupenda imagen personal. No dejes de usar camiseta interior por higiene personal y seguridad.

Lleva a la tintorería tus prendas para lavado y planchado; lo puedes hacer tú mismo si sabes hacerlo, pero, de otro modo, más vale pagar por el servicio.

Espero que estos sencillos consejos sobre cómo elegir esta prenda sean de utilidad para ti a fin de que luzcas como un verdadero profesional. De este modo te distinguirás del resto.

La imagen es poder…

Si deseas más información o tienes alguna duda, puedes contactarme por mis redes sociales:

@psicologodelaimagen

@josecanelondp

Texto y fotografías: José Canelón

Abrir chat
Hola comunícate con nosotros
Hola, comunícate con nosotros