julio 27, 2021 12:28 am

NOTIGUARO

De Interés Mundial

¡Ten cuidado con lo que pides! Hay peticiones y favores que pueden salir muy caros

En momentos de desespero y ahogo, solemos hacer múltiples peticiones e invocar personas, familiares, espíritus del más allá, con la intención de solicitar ayuda ante diferentes circunstancias, pero hay momentos que esas petitorias se salen de nuestras manos, o no son realizadas de manera adecuada, es allí donde pueden ocurrir fenómenos psíquicos, que al materializarse pueden hacernos daño, asustarnos y hasta llevarnos a la esquizofrenia.

Sin embargo, según los espiritistas y sacerdotes católicos, en varias partes del mundo, se ha hecho costumbre que las personas elevan oraciones a las ánimas del purgatorio o en pena, pero el resultado de la cadena de peticiones, va a depender de lo que pidas y del pago puntual de lo prometido; y es allí como muchas personas invocan a María Celestina o mejor conocida como el “Ánima Sola”,  también llamada Alma Desamparada, es una imagen que representa un “alma en  pena”, muy popular en América Latina, así como en Andalucía, Nápoles y Palermo.

Dicen que María Celestina o “Ánima sola”, se presenta en forma de mujer de largos cabellos y atractivo rostro y tiene la finalidad de cobrar las promesas que casi siempre son velas ofrecidas a las ánimas benditas, pues en muchos pueblos la gente acostumbra a pedir favores a los espíritus y estas casi siempre se los conceden.

 Cuenta la leyenda que Celestina Abdégano, está condenada a sufrir la pena de una inmensa soledad hasta el fin de los siglos, porque perteneciendo a las mujeres piadosas de Jerusalén que tenían por oficio asistir a los condenados, sucedió que en la tarde del Viernes Santo, día en que murió Jesucristo, le tocó a Celestina subir al Calvario con un cántaro de agua refrescante, para darles de beber a los mártires del patíbulo y de esta bebida les dio a Dimas y Gestas, pero por temor a los judíos no quiso darle de beber a Jesús y fue condenada a sufrir la sed y el calor constante de las llamas del Purgatorio.

A pesar de que el ánima sola no es una santa consagrada por la iglesia, dependiendo su intercesión se puede orar y alcanzar muchos beneficios de lo alto, palpable en grandes milagros obtenidos mediante su invocación, sin alterar en nada su fe católica instituida por Jesucristo y legada por nuestros mayores.

No es de extrañar que la leyenda en torno a este espíritu sea tan imprecisa como la forma en la que es invocada, es utilizada tanto para el bien como para el mal.

Existen devotos de las ánimas del purgatorio y en especial de ella, por quien reza y encienden luces para disminuir sus penas y con esto esperan algunos beneficios. Otros en cambio, la invocan con oraciones satánicas con el fin de amarrar a una persona o perjudicarla.

Este aspecto ambivalente del ánima viene por su baja luz, por lo cual actúa combinándose con la magia blanca o negra. Quienes le piden un favor deben pagar su promesa al pie de la letra, tal cual lo ofrecieron si concedía la petición, ya que ella puede “vengarse” de quien le deba un pago.

En ciertos lugares de Andalucía se conoce la leyenda popular que cuenta que fue en la antigüedad la hija de un noble, esta joven muchacha ayudaba a los desfavorecidos, a su padre no le gustó la idea, de que su hija hiciera eso y como castigo la mandó a quemar en la hoguera, para que así nunca más le contradijera.

Cuentan que las personas la invocan para pedirle que les haga un favor, pero según dicen, al momento de conceder  los favores, solicita a cambio que tengan prendidas cierta cantidad de velas durante cierto tiempo, de no cumplirse con esta contraprestación de los devotos, el Anima sola, hace su entrada; para recordar la deud, de una manera tenebrosa.

Entre las experiencias vividas, relatan que en  Guatire, estado Miranda, sector  las Flores del Ingenio; una señora devota de las ánimas, en una ocasión olvidó prender la prometida vela a pago de favores de estas, esa noche tocaron a su puerta y resultó ser una amiga de la cual tenía tiempo no veía, para su desdicha e ingenuidad la invitó a pasar, al momento y una vez adentro, la visita se convirtió en un nube negra que recorrió toda la sala, tomando a su víctima por los cabellos en repetidas ocasiones causándole grandes moretones.

 La señora aterrada se arrastró como pudo hasta el altar y prendió temblorosa un cabito de vela, a la vez que pedía perdón por el olvido, al momento la gran sombra abandonó la casa; dejando privada a la olvidadiza señora, quien desde entonces prende a diario gran cantidad de velas, aunque no haya nunca más pedido un favor ni dejado pasar a su casa visita alguna.

Otra muestra de su presencia, la constató la señora Luisa Andreina Camacho, habitante del caserío El Molino en el estado Lara, cuenta que se encontraba pasando un momento muy tormentoso, el amor de su vida la había dejado sola con tres hijos pequeños, en medio de sus desespero acudió a un señor practicante de la hechicería y en su altar pidió que a la persona con quién estaba su marido sufriera el doble de lo que en aquel atormentado momento sentía ella, a cambio prendería un velón todos los lunes.

Al principio todo iba muy bien, su luz era encendida religiosamente como lo había prometido, hasta que en una oportunidad se fue de viaje a visitar a unos pariente y no lo hizo, fue allí donde por reiteradas noches no podía dormir, al llegar el siguiente lunes llegó la hora de encender el velón y no lo realizó a la hora frecuente, una fuerte brisa entró por su ventana y sintió apretones en sus muñecas, pasmada del susto corrió hasta su altar a pedir perdón, a los años su marido regresó y Luisa en agradecimiento continúa pagando la deuda que tiene con María Celestina, sin falta cada lunes a las 8 pm de la noche.

Por su parte, Jhon Gutiérrez, espiritista del estado Yaracuy explica que Celestina es un alma incomprendida, un espíritu de muy bajas luces que por ansias de elevar su alma a un plano superior es capaz de cumplir los caprichos de quienes la utilizan por lo más mínimo cabos de velas, tabacos, misas, monedas, entre otros. “No es mala, solo busca su paz y actúa dependiendo lo que le pidan la he visto sufrir arrastrarse, llorar implorar ayuda al no querer dañar a una persona, ni hacerle sufrir mucho menos atormentar.”

Sin embargo, detalla que es un espíritu cumplido ya que por más mínimo que sea la ofrenda que se le haga pues tanto es su desespero por subir de plano, que sencillamente ella se ve obligada a cumplir, no es mala de naturaleza, ni perversa, ni dañina; eso lo es quién la utiliza para fines maléficos y de malestares al prójimo.

Es un espíritu que se puede bajar en cualquier portal, y puede bien persignarse y hacer la señal de la cruz, puesto que no es un demonio si se baja y se la trata, pues se puede atender sirviéndole una copa de vino, un cigarro y le encanta usar perfumes eso le complace pero es un espíritu de cuidado, puesto que su único objetivo es el de buscar luces y elevación de la manera que sea.

A pesar de que muchas personas difieren y llevan a discusión la realidad de la existencia de este tipo de espíritus, en Venezuela se toma como una tradición popular pedirle a las “ánimas”, hay quienes afirman que si es real su presencia  y reiteran que  no es un juego, advirtiendo a todos aquellos que las invoquen que “un mal uso en las peticiones hechas por los creyentes, podría llevar a sufrir terribles enfermedades y caer en la desgracia y hasta cambiar el destino de esa persona, en poco tiempo”.

Redacción Zuleydy Márquez

Abrir chat
Hola comunícate con nosotros
Hola, comunícate con nosotros