julio 26, 2021 9:23 am

NOTIGUARO

De Interés Mundial

La Diabetes puede ser la causa de la difusión eréctil en los caballeros

Los hombres con diabetes tienen mayor riesgo de padecer disfunción eréctil (comúnmente denominada impotencia) que el resto de la población, entre el doble y el triple de posibilidades, tal y como asegura Eduardo García Cruz, responsable de Andrología del Instituto de Urología Serrate & Ribal de Barcelona.

“La diabetes sigue siendo uno de los grandes factores que producen problemas de erección. Además, sabemos también que los hombres diabéticos responden peor a los fármacos para mejorar la erección”, explica García.

Al respecto, José María Recio Córdova del Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico de Salamanca y miembro de la Sociedad Española de Diabetes (SED) reconoce que, aunque la disfunción eréctil no es un problema exclusivo de los hombres con diabetes, sí es más frecuente entre estos pacientes. “La prevalencia en varones diabéticos está entre el 35% y el 75%, es tres veces más alta que en la población general”, matiza Recio.

Según el portavoz de la SED, la disfunción eréctil entre los pacientes diabéticos empieza a ser más frecuente a partir de los 35 años, entre un 5 y un 15% la padecen, en comparación con el 1,5% que se da en la población masculina general.

 “El problema puede darse más precozmente cuando hay otras complicaciones crónicas como retinopatía, nefropatía, arteriopatía, si hay mal control glucémico y la existencia concomitante de hipertensión e hipercolesterolemia”, detalla Recio. En este punto, García destaca que la disfunción eréctil será más común a medida que avanza la edad, unido al mal control de la diabetes.

 Para García, controlar el peso, hacer deporte, mantener unos correctos niveles hormonales y de glucosa en sangre son claves para preservar la erección. “Hay que mejorar las hormonas, regenerar la erección siempre que se pueda, tratar el sobrepeso.

Pienso que la testosterona y las ondas de choque son muy útiles, especialmente cuando el problema no está muy evolucionado”, recomienda este especialista, aunque insiste en que ningún tratamiento es válido si no se controla la enfermedad de base. Además, este experto aconseja a los hombres que tengan disfunción sexual que acudan a su médico para pedir ayuda: “el problema no se va a ir solo, y cuanto más esperes es más difícil encontrar una solución”.

Por su parte, Recio coincide en la importancia de controlar todos los factores de riesgo cardiovascular que pueden acompañar a la diabetes como obesidad, sedentarismo, glucosa en sangre elevada, hipertensión arterial, hipercolesterolemia y tabaquismo. A su juicio, la falta de respuesta sexual es una problemática que no tiene por qué perpetuarse y puede aprovecharse como una oportunidad para instaurar hábitos de vida saludables.

 “En la mayoría de los casos el tratamiento de elección son los inhibidores específicos de la enzima fosfodiesterasa tipo 5 que actúan amplificando la respuesta relajadora a los estímulos normales de la erección en los vasos del pene”, apunta Recio. Para el portavoz de la SED, estas terapias mejoran la intensidad y la duración de las erecciones mediadas por estímulos sexuales. “El efecto sobre la erección se incrementa durante las primeras dosis, por lo que no debe considerarse que el medicamento es inefectivo hasta haberlo tomado al menos en cuatro ocasiones distintas”, aclara.

En este sentido, Recio recuerda que el tratamiento farmacológico debe ir acompañado del refuerzo de aquellos aspectos emocionales implicados en la sexualidad y la comunicación con la pareja.

Con información de cuidateplus.marca.com

Abrir chat
Hola comunícate con nosotros
Hola, comunícate con nosotros