junio 14, 2021 10:45 am

NOTIGUARO

De Interés Mundial

En Video: Estremecedor rescate de la joven venezolana drogada y violada en Argentina

Tirada sobre las escaleras, inconsciente, con el torso desnudo y su agresor encima, poniéndole la ropa a las apuradas. Así encontró la Policía de la Ciudad a la joven venezolana de 18 años que había empezado a trabajar hacía apenas unas horas en un local de venta de uniformes en Paso 693, en el barrio de Balvanera, en Argentina.

Quien minutos antes, a través de mensajes de su teléfono, denunció haber sido drogada y abusada por quien la convocó para una entrevista laboral en ese comercio del Once. 

 La madre de la chica creyó que estaba muerta, cuando vio cómo la sacaban en una camilla los paramédicos del SAME, rodeados de uniformados, de la tienda de uniformes “Garzón”.

Todo empezó con una entrevista de trabajo

Todo comenzó el viernes 22 de enero, cuando la hija de Thais contactó con este hombre, identificado como Irineo Humberto Garzón Martínez, para pedirle trabajo. Una amiga le había pasado su Facebook. El sujeto, que en las redes se hacía llamar Santiago Martínez, le preguntó si quería conversarlo en una cena. “Ella no quería una cena, sino un trabajo, por eso le dijo que no”, relató a LA NACION Patricia, amiga de la familia.

El hombre la citó, entonces, para una entrevista al día siguiente en el local, a lo que la joven accedió. En diálogo con La Nación, Patricia explicó por qué la joven aceptó ir al local de Garzón Martínez: “El tipo le decía: ‘Si no venís tengo otras para darles el empleo’. Thais y su hija se mudaron hace poco a Balvanera porque el padre de ella sufrió un ACV, y está internado en el Hospital de Clínicas. Por eso mismo ella estaba buscando trabajar”.

Pero la actitud del hombre puso en alerta a Thais, que le pidió a su hija que le enviara una foto del frente del local y su ubicación. Hoy, ella sostiene que lo que salvó la vida de su hija fue esa comunicación.

Según contó Thais, su mamá, su hija acudió a la cita con quien le había ofrecido trabajo, Irineo Garzón Martínez (35). El negocio era un local de venta de uniformes de nombre “Garzón”, ubicado en Balvanera. Allí habría sido drogada y abusada sexualmente por su jefe, según indicaron fuentes policiales.

La relación empleador-empleada había comenzado de forma extraña. El hombre le preguntaba más sobre su vida amorosa que sobre sus aptitudes laborales. Hasta la invitó a salir, situación que fue rechazada por la joven.

“Tengo miedo”, “se me duermen las manos”

Al principio parecía ir todo bien, hasta que en un momento la joven le escribe a su mamá pidiendo ayuda. “Como a las 13:50 mi hija me manda un mensaje diciendo que tiene miedo”, contó Thais, que de inmediato se comunicó con la Policía: “Llamé al 911 y les expliqué lo que pasó”.

 La joven alcanzó a llamar a su hermana, a la que le dijo que se le dormían las manos. Ella logró comunicarse con Thais y llamaron a la Policía de la Ciudad, que llegó al lugar encontrando la escena de la joven inconsciente, a la que tuvieron que llevarse en silla de ruedas. Su abusador fue detenido, pero liberado a las pocas horas por no tener antecedentes, imputado por abuso sexual simple por la jueza porteña Karina Zucconi.

Los oficiales cuando lograron ingresar por la fuerza al negocio, encontraron al victimario y la víctima, con signos de haber sido abusada y drogada, en el fondo. “A mí nunca me dejaron entrar porque decían que podía ser peligroso. Pensé lo peor cuando escuché que pedían una ambulancia”, dijo Thais.

Violador fue puesto en libertad

Garzón, que se hacía llamar “Santiago”, fue excarcelado por falta de antecedentes penales. “No entendemos por qué está libre si la Policía lo encontró en el hecho. Es un violador, ahora está en libertad y mi hija presa”, reclamó la denunciante.

“Ella está destrozada. No es la misma. Está deshecha por toda esta situación. Además se enteró de que este señor está libre”, señaló Thais angustiada.

Prensa notiguaro.com/con información de: Opinión Frontal/caraotadigital.net/lanación.com

Abrir chat
Hola comunícate con nosotros
Hola, comunícate con nosotros